Categoría: Espacio

Fabio Baccaglioni


Antes del 31 de diciembre alguno o varios de ellos deberá embarcarse en una de las competencias más difíciles de la historia: llegar a la Luna, aterrizar en ella y todo esto sin el apoyo de grandes sumas de dinero ni gobiernos como fue en la carrera espacial.

El Google Lunar X Prize es un concurso así que cualquiera puede participar, claro, cualquiera que disponga de los fondos como para no sólo construie un lander y una nave que llegue a la Luna (los gobiernos no pueden ayudar con más del 10%, así que es bien privada la cuestión), además para el lanzamiento que no es poca cosa, es el 80% de la cosa.

Los cinco equipos, SpaceIL, Moon Express, Synergy Moon, Team Indus, y Hakuto, son un conjunto de equipos de distintos países que se fueron uniendo y conformando. SpaceIL comenzó en Israel en 2015, su lander Sparrow viajará a bordo de un Falcon 9 de SpaceX casi como polizón para la segunda mitad del año.

Moon Express, de California, que planea algún día minar la Luna, tiene otros planes para su lander MX-1E, viajar a bordo de un cohete experimental que todavía no ha volado nunca, el Electron desarrollado por la startup Rocket Lab. Al menos ya tienen la aprobación del gobierno de EEUU para volar.

Synergy Moon agrupa a unos 15 países en un sólo equipo, otro que todavía tiene que ver si su lanzador servirá porque el Neptune 8 de Interorbital Systems jamás voló. El equipo indio Indus y el japonés Hakuto decidieron compartir lanzamiento a bordo de un PSLV que ya tiene muchísima experiencia, un lanzador probadísimo de la agencia espacial india (ISRO - Indian Space Research Organization), suena raro pero los de Indus sabían que sobraba espacio y llegaron a un acuerdo con sus "rivales" porque, al fin y al cabo, no se trata tanto de ser rivales aquí sino de tratar de llegar a la Luna, sea el que sea.

Los alemanes de Part-Time Scientists parece que quedaron afuera de calendario por lo tanto pierden la posibilidad,

La misión completa no es sencilla, no sólo una sonda tendrá que recorrer los 300.000 km hasta la Luna luego de un lanzamiento que le deje energía para hacerlo, sino que, además, debe aterrizar un rover en la superficie lunar ¿Termina ahí? Pues no, el rover debe recorrer unos 500 metros, algunos optaron por rovers tradicionales con ruedas, los de SpaceIL y Moon Express por otros que pegan pequeños saltos. Luego el rover tiene que ser capaz de enviar fotografías de lo que ve y hasta streaming de video (mooncasts!).

Considerando lo difícil que fue para China enviar el Yutu y que funcione más o menos bien, la meta del X Prize es bastante elevada, estamos hablando de pequeños grupos privados contra gobiernos enteros, porque una cosa es poner algo en órbita lunar, algo relativamente factible para cualquier agencia actual, pero otra muy distinta aterrizar y enviar fotos de vuelta.

El primer equipo en lograrlo recibirá el premio de USD 20 millones que, considerando los costos relacionados no alcanzaría para cubrir toda la misión pero eso no es lo importante tampoco. El segundo se llevaría USD 5 millones. De paso hay misiones secundarias como la de visitar algunos de los lugares de aterrizaje de las misiones Apollo.

Via X Prize
Fabio Baccaglioni


Por partida doble el retorno de SpaceX al espacio se da con todo el pack completo, no sólo el lanzamiento y puesta en órbita de 10 satélites Iridium NEXT sino el aterrizaje en una barcaza en pleno Pacífico.

Hasta ahora los aterrizajes habían sido en la costa Este de los EEUU, este es el primer aterrizaje en el Pacífico en un lanzamiento desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea en el estado de California.

Los diez satélites de la red Iridium, para voz y datos, ya estan en órbita en el primer lanzamiento que realiza SpaceX luego de que una válvula tuviese un problema en septiembre y destruyese la carga satelital (de Facebook e Israel, el Amos 6).

La red Iridium, una vez terminada, contará con 80 satélites y SpaceX se encargará de la puesta en órbita de 70 de éstos. Los satélites NEXT se ubican en una órbita baja para que la conexión sea mucho más rápida (casi en tiempo real) y es un upgrade espacial masivo a la red original de Iridium.
Fabio Baccaglioni


El 22 de Diciembre de 2015 el Falcon 9 de SpaceX lograba una hazaña nada común, aterrizar verticalmente luego de un vuelo espacial para llevar la carga principal, los satélites Orbcomm-OG2.

Usualmente SpaceX es de transmitir con mucho cuidado, y con cortes cuando es conveniente, lo que sucede en el centro de control. Por un lado son los que más muestran y marcaron tendencia en esto de lanzamientos privados. Donde antes sólo la NASA lo hacía (dinero de contribuyentes, obviamente tenían cierta obligación, además para recaudar fondos) pero al mismo tiempo el tema de aterrizar lanzaderas enteras es algo que siempre puede salir mal y uno no quiere andar haciendo publicidad negativa.

Ahora, luego de un año y en medio de los pseudo documentales - ficciones de NatGeo, publicaron este genial video de aquel aterrizaje exitoso y cómo se vivió por dentro:



El 20º vuelo del Falcon 9 justo venía detrás del desastroso 19º que terminó con la desintegración total del vuelo por un problema en la segunda etapa, para "recuperarse" realmente el doble acierto fue ideal. Tampoco es usual que veamos a Elon Musk en situación "vulnerable", no sólo por ser un tímido nardogeek, además porque, como dije antes, ciertas cosas las cuidan mucho (me lo imagino como un gran puteador cuando no hay cámaras).

Sin dudas esta serie "Mars" de National Geographic funciona como un instrumento de propaganda de SpaceX y su idea de capitalizar estos vuelos para llegar a Marte cuanto antes.
Fabio Baccaglioni


Unos meses atrás SpaceX tenía en rampa de lanzamiento un Falcon 9 cargado con un satélite muy particular, el AMOS-6. Era el primer envío de Facebook al espacio con un satélite que debía brindar Internet a zonas remotas, pero hubo un problema. Una válvula defectuosa falló mientras estaba cargando los tanques de oxidante y combustible, el cohete explotó de forma infernal en la rampa, el satélite se perdió.

Hoy nos enteramos que SpaceX quiere tener su propia constelación de satélites, 4425 para ser más precisos, que casualmente "competirán" con la de Facebook y con otras propuestas similares. Esto no quiere decir nada, la explosión fue un problema técnico y le pegó muy duro a la empresa, pero lo interesante es que ellos también querían entrar en este negocio.

El dato surje de la presentación de la emrpesa ante la FCC (Federal Communications Commission) donde se detallan los aspectos técnicos del pedido incluyendo una primera constelación de 800 satélites cubriendo desde los 15° Norte a los 60° Norte y los 15° Sur a los 60° Sur, esto deja un par de áreas sin cobertura pero serán completadas en la segunda etapa.

Los satélites transmitirán en las bandas Ku y Ka cubriendo todo el planeta en una altitud entre 1150 y 1325 kilómetros. Cada satélite mide unos 4 metros por 1.8 por 1.2, sin contar los paneless solares, pesan unos 386 kilogramos y la empresa está siguiendo, según dicen, todos los protocolos para evitar basura espacial. Cada satélite tiene un tiempo de vida de entre cinco y siete años. Cada uno cubre un área de tres millones de kilómetros cuadrados (2200km de diámetro aprox).



La velocidad estimada que pretenden tener es de 1Gbps, muy por encima de cualquier cosa que tengamos hoy en día en nuestros hogares (podremos acceder a una red así?), en las bandas que trabajarán estan entre 10.7Ghz a 12.7Ghz de downlink y 14.0-14.5 Ghz para ulplink.

Estos no estarán en una órbita geoestacionaria como los que habitualmente se utilizan para la tarea por lo que se requiere una mayor cantidad (alto coste de mantenimiento también pero SpaceX dice que no) pero 1000km comparado con 32.000 km es una diferencia enorme cuando nos referimos a la latencia, el problema típico de las órbitas geoestacionarias. En este caso estaríamos hablando de una latencia de 25 a 32ms extra sobre la comunicación, nada que se pueda notar (salvo que seas un gamer exigente Risa)

SpaceX no está solo y habrá competencia, OneWeb es un consorcio conformado por Airbus, Virgin Galactic, Boeing y varias empresas de telecomunicaciones que también planea una constelación de órbita baja de mil satélites.

Via Geekwire
Nicolas Chamatropulo


La NASA tomó un paso indirecto, oblicuo, fuertemente calificado el martes, hacia la contratación con compañías privadas para enviar cargas científicas a la superficie de la Luna, comenzando el próximo año. La agencia publicó una Solicitud de Información para un programa de "Pequeña carga útil de superficie lunar", y la solicitud reconoce la capacidad de los equipos comerciales estadounidenses para desarrollar sondas lunares o aterrizajes. La NASA no se ha comprometido a financiar los proyectos todavía, y de hecho son bastante enfáticos sobre "compartir los costos". Pero esto puede ser una señal de que la agencia está interesada en un programa más amplio para explorar la Luna.

En la solicitud de información se lee:
La Dirección de la Misión de Exploración y Operaciones Humanas (HEOMD) de la Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio (NASA) está buscando información sobre la disponibilidad de pequeñas cargas útiles que podrían ser entregadas a la Luna en el periodo 2017-2020 utilizando proveedores de servicios de transporte de carga lunar comercial. Varias compañías estadounidenses están desarrollando capacidades de aterrizaje lunar robótico y han expresado planes para proporcionar servicios de entrega de carga comercial a la Luna en un futuro próximo. La información sobre las cargas útiles lunares que podrían ser lanzadas tan pronto como 2017 sería valiosa para la NASA ya que trabaja para entender el papel potencial de la Luna en las actividades de exploración futuras.


Es demasiado pronto para cantar "¡Vamos a regresar a la luna!" Por el momento, pero esto está claramente dirigido hacia una exploración lunar más tripulada.

Una pista para el motivo de la NASA es la persona que eligieron para entregar el anuncio. John Guidi es el subdirector de su división avanzada de sistemas de exploración, que es una parte de la división de vuelos espaciales humanos de la NASA. "La NASA está pidiendo información sobre pequeños instrumentos que podrían ser colocados en pequeños desembarcos lunares", dijo Guidi, "y nuestro interés es que queramos abordar nuestras brechas de conocimiento estratégico".



Las brechas estratégicas de conocimiento de la NASA sobre la luna pueden ser llenadas con la investigación básica sobre la disponibilidad de recursos claves en la superficie lunar, incluyendo el hielo de agua. También es importante tener un buen sentido de cómo el ambiente lunar afectará a los seres humanos que pasan algún tiempo significativo en la luna.

Via Extremetech
Fabio Baccaglioni
La misión Exo Mars está compuesta de un orbitador y una sonda que debía descender y aterrizar sobre la superficie marciana, hasta ahora sabemos que el Trace Gas Orbiter (TGO) logró entrar en órbita perfectamente bien, pero el módulo Schiaparelli, el nombre de fantasía del Entry, Descent & Landing Demonstrator Module (EDM), ha perdido contacto.



Mientras estaba descendiendo con paracaídas siguió transmitiendo señal pero luego, cuando debía encender sus nueve boosters para aterrizar "impactando suavemente" se perdió contacto. Para colmo por una cuestión de tiempos orbitales el EDM iba a apagarse durante 20 horas hasta que TGO volviese de dar una órbita pero hoy a la mañana no hubo novedades tampoco.

Los datos indican que todo lo recibido por el Giant Metrewave Radio Telescope (GMRT), en Pune, India, y por la misma TGO y Mars Express era que había completado todos los pasos salvo el final, justo el más importante. Logró abrir el paracaídas, desprenderse del escudo térmico, pero al parecer, según los primeros análisis de los datos que envió TGO (recordemos que estaba en plena inserción a la órbita marciana, tampoco que podía hacerse cargo de todo, envió la data hoy a la mañana) indicarían que se desprendió del escudo antes de tiempo, pero todavía no está confirmado.

Otro de los datos que se tienen es que los impulsores al parecer se encendieron brevemente pero no el tiempo suficiente por lo que, si me permiten ser pesimista, estimo con poco riesgo a equivocarme, que tenemos un nuevo cadáver con Schiaparelli hecha un puré en la superficie marciana, una pena.



Lo malo es que la misión Exo Mars requiere otro viaje en 2020 con un rover, ¿deberán pedirle ayuda a la NASA para su lander? Es que al menos con Curiosity demostraron que el sisema de grúa voladora funciona, el sistema de impacto de la ESA no tuvo un buen primer intento.

Via ESA
Fabio Baccaglioni
Hoy Elon Musk dio una de las presentaciones más importantes para el futuro de la humanidad y la exploración espacial, la colonización de Marte y la apertura de un camino totalmente nuevo, una nueva frontera.



Durante la presentación "Making Humans a Multiplanetary Species" conocimos no sólo el plan completo, hasta el vehículo y varios detalles y, por supuesto, el timeline y costos esperados.

¿Por qué Marte y no la Luna? Bueno, la Luna está demasiado cerca, no tiene tantos recursos extraíbles y no se puede crear combustible allí, pero Marte es otra cosa...
Fabio Baccaglioni
Blue Origin, el rival de Space X en la carrera "privada" al espacio dirigida por Jeff Bezos presentó su proyecto siguiente: el cohete New Glenn.



Así como el suborbital New Shepard llevaba el nombre del primer astronauta americano en llegar a realizar un vuelo suborbital, el New Glenn lleva el del que logró orbitar primero, pero su tamaño es mucho más grande de lo imaginado, inclusive más grande que los Falcon 9 de SpaceX.

El New Glenn estará potenciado por siete motores BE-4 que utilizan oxígeno líquido y gas natural licuado generando 1700 toneladas de empuje con más de 80 metros de altura en su modelo de dos etapas y cerca de los cien en el de tres etapas, casi tan grande como un Saturno V.

La segunda etapa llevará un sólo BE-4 optimizado para vacío (BE-4U) y la tercer etapa un BE-3 también optimizado para vacío, el objetivo es superar LEO. Como podemos ver es hasta más grande que el Falcon 9 Heavy, en el orden del tamaño del planificado Falcon X que todavía está en papel solamente.

La zona de lanzamiento será la platafomra LC-36 de Cabo Cañaveral pero ¿Cuándo? Justamente la política de Blue Origin es tomarse todo con mucho tiempo, hasta ahora le dio suficiente éxito con cuatro vuelos sin accidentes del New Shepard pero ¿Alguna vez lanzaron algo tan grande? Claramente no y además la idea es recuperar la primera etapa.

Todavía no está definido cuándo será su primer vuelo pero estiman antes del final de la década, además tampoco está definido cómo recuperarán la primer etapa, ya sea en una barcaza en el océano o en pista, ambos métodos probados anteriormente por SpaceX. Lo genial, igualmente, es que siguen a paso firme avanzando.

Más detalles en Nasa Spaceflight
Fabio Baccaglioni


Para los nardogeek espaciales no deja de ser emocionante la exploración espacial y, por ende, doler un poquito cuando algo sale mal. Esta mañana fue un Falcon 9 el que terminó en fuego y destrucción.

El cohete estaba en la rampa de lanzamiento 40 de Cabo Cañaveral, por causas que se desconocen se dio una explosión en el tanque de oxígeno de la segunda etapa durante la carga del oxidante.


Adelantar casi hasta el primer minuto para la explosión


No es la primera vez que hay un problema con el tanque de oxígeno pero el anterior, que también terminó en pérdida total del vehículo y la carga, el tema es que esta vez no sucedió por exceso de compresión o problemas de vuelo, era apenas una prueba estática.

Para colmo de males el satélite Atos 6 que debía lanzar estaba ya en su posición final así que al pérdida fue total, cohete lanzador y carga.

No hubo vidas en riesgo porque las pruebas estáticas se manejan como cualquier otro lanzamiento, con el máximo nivel de seguridad sin personal en la torre, aun así las pérdidas materiales son cuantiosas y habrá que ver cuan dañada quedó la plataforma de lanzamiento.

Curiosamente el más visiblememte furioso ante la explosión fue el mismísimo Mark Zuckerber ya que el satélite estaba destinado a proveer parte del soporte de telecomunicaciones que Facebook promueve.

As I'm here in Africa, I'm deeply disappointed to hear that SpaceX's launch failure destroyed our satellite that would have provided connectivity to so many entrepreneurs and everyone else across the continent. Fortunately, we have developed other technologies like Aquila that will connect people as well. We remain committed to our mission of connecting everyone, and we will keep working until everyone has the opportunities this satellite would have provided.


Pero peor día fue para Space Communications, la empresa israelí que fabricó el satélite perdió un 9% en la bolsa por el desastre.

Fabio Baccaglioni


En sudáfrica el radiotelescopio de array más grande está en construcción, van apenas 16 antenas de las 64 al que está llegando MeerKAT, pero tan sólo con estas primeras antenas logró captar de una zona en particular del espacio más de 1300 galaxias donde antes apenas se conocían 70.

Este radiotelescopio es tan sólo la primer etapa de, si todo funciona como se espera, uno mucho mayor involucrando más antenas aun, es la prueba de concepto del Square Kilometer Array (SKA), un mega radiotelescopio con 3000 antenas.

La primer prueba del sábado pasado fue notablemente exitosa, la imagen que acompaña el post es una muestra de lo que obtuvo, para 2017 los 64 discos estarán completos y ya más de 500 grupos científicos de 40 países han reservado tiempo de exploración hasta el 2020.

Otro cluster del SKA estará ubicado en Australia, este actual está a unos 350km de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

Via SKA Africa