Categoría: Espacio

Nicolas Chamatropulo

Ya estábamos un tiempo sin los teasers de Musk en su timeline y ayer algo parecía moverse en lo referente a SpaceX. Justo hace unas horas hemos conocido la identidad de uno de los pasajeros que irá a la Luna con un cohete de la compañía del que ahora sabemos algo más, ya que Elon Musk ha dado nuevos detalles del diseño del BFR.

Como solemos hacer, recordamos que BFR son las siglas correspondientes a Big Falcon Rocket (o *Big Fucking Rocket para los amigos), otra muestra de la peculiaridad del naming que tienen algunas creaciones del empresario (como The Boring Company) y que hace referencia al que es su cohete más grande. Hasta ahora la compañía realiza vuelos con los Falcon, pero en un futuro de supuestas visitas a la Luna y a Marte el vehículo usado sería este BFR, veamos qué más nos ha contado sobre él.

Fabio Baccaglioni

 

No alcanza con tener el avión más grande del mundo, hace falta tener la carga útil, para ello Stratolaunch anuncia su flota de lanzaderas que despegarán desde el gran avión.

La enorme bestia con 117 metros de envergadura tendrá una variedad de opciones para lanzar desde la estratósfera. Este método de envío ahorra gran parte del combustible (y por ende peso) que un cohete necesita para poner carga útil en órbita, no sólo se vence más rápido la gravedad terrestre, además el aire es mucho menos denso y permite altas velocidades sin tanta carga dinámica.

Y más allá de los cohetes Pegasus, que apenas ofrecen 370Kg en órbita baja, Stratolaunch necesitaba algo más grande y aquí se viene la flota:

Medium Launch Vehicle
Un cohete bastante más potente que el Pegasus con 3.4 toneladas en LEO y seguramente el primero que veremos despegar.

Medium Launch Vehicle – Heavy
Este es una variante del anterior agregando dos cores más para llevar la carga útil hasta 6 toneladas en LEO.

Space Plane
Y por último el que más nos recuerda al transbordador espacial Shuttle porque es básicamente el mismo tipo de diseño, otras empresas buscan enviar algo parecido pero por el momento no hemos visto ninguno que repita el concepto. Obviamente este es más por la imagen que por lo real porque recién está en estudio de diseño

El MLV estará haciendo sus vuelos de prueba para el 2022, lo bueno de Stratolaunch es que detrás está Paul Allen, ex fundador de Microsoft, quien tiene suficiente presupuesto para llevar a cabo cualquier cosa que se proponga así como ya lo hizo con el avión nodriza de la empresa.

Via Stratolaunch

Fabio Baccaglioni

Hace unos minutos la NASA hizo oficial el anuncio de las cuatro tripulaciones iniciales que volarán desde Cabo Cañaveral por primera vez desde que la NASA jubiló al Space Shuttle.

Así es, todo este tiempo la NASA no tuvo lanzadera propia. El único medio para llegar a la ISS ha sido las viejas y eficaces Soyuz de Rusia y mientras tanto los EEUU se habían quedado en uno de los peores parates de la historia del viaje espacial para la agencia que más éxito había tenido llevando gente al espacio. Ahora esto cambia pero en una modalidad distinta: bajo empresas privadas.

Tanto SpaceX como Boeing actúan como proveedores de la NASA pero ya sin el esquema contratista que tenía anteriormente la agencia, este, en cambio, les deja mucho más margen para competir y abarata los costos aunque también le quita un poco de rol a la NASA en la toma de decisiones salvo las dos principales: el presupuesto y la validación final. Sin esta certificación la NASA no permitiría que una nave de capacidad orbital pudiera despegar desde territorio de los EEUU con tripulación, ni siquiera si es una misión privada o turística.

¿Cuándo veremos estas misiones? Las primeras dos, tanto de Boeing como de SpaceX serán hacia fin de año sin tripulación pero con la cápsula ya lista y simulando un vuelo tripulado.

En Noviembre de 2018, este mismo noviembre, volará la Demo-2 de SpaceX y en Abril de 2019 lo hará tripulada. Los tripulantes serán Bob Behnken y Doug Hurley, ambos con experiencia en misiones del Shuttle Endeavour y Atlantis, así que no son ningunos novatos y su cápsula Dragon 2 será lanzada desde la Launch Pad 39A del Kennedy Space Center en Florida, EEUU.

Por el lado de Boeing y la CT-100 Starliner también hay vuelo diferenciado, uno para fin de año (sin especificar el mes, estimo Diciembre) también sin tripulación y la tripulada en el primer semestre de 2019 con Eric Boe , Chris Ferguson y Nicole Aunapu Mann , los dos primeros con experiencia en la Endeavour, Atlantis y Discovery pero la tercer astronauta será la "novata" en esta misión ya que fue seleccionada como astronauta recién en 2013, es de la nueva camada.

Pueden seguir todos los adelantos de estas misiones desde el sitio dedicado de la NASA

Fabio Baccaglioni
No se trata de meras fotografías satelitales, para eso tenemos fuentes de sobra, en cambio la NASA está liberando capas y capas de observaciones MODIS y metadatos que nos permiten explorar durante veinte años qué se midió en la Tierra.

View post on imgur.com


Con decenas de satélites a tu disposición y la posibilidad de elegir el día exacto de cada una, se pueden analizar los datos de los satélites Terra y Aqua lanzados en 1999 y 2002 respectivamente. Hasta hace poco los datos alcanzaban hasta 2012 pero desde ahora estan disponibles hasta 2018 hace pocos días atrás.

Interesante también es la posiblidad de crear gifs animados con la secuencia que uno desee utilizando las capas de instrumental seleccionadas, algo muy útil para mostrar la evolución de distintas regiones y cómo se ven afectadas por los cambios climáticos. Ideal para denegadores compulsivos Risa

Lo ven aquí en el World View de la NASA

Via Discovery Magazine
Fabio Baccaglioni


La SpaceShipTwo poco a poco se perfila para sus primeros vuelos comerciales luego de una larga y dura carrera contra la corriente para poder recuperarse de su accidente de 2014 y certificarse para vuelos tripulados. Ayer el hito fue un segundo vuelo a motor preparándose para una misión completa.

El vuelo contó con piloto y copiloto de pruebas, todos los asientos de la versión final listos y un nuevo récord para la renovada plataforma con una velocidad máxima de Mach 1.9 y una altitud máxima de 34.900 metros (114.500 pies).

Los pilotos Dave Mackay y Mark "Forger" Stucky encendieron el motor híbrido por 31 segundos, el mismo consta de un compuesto sólido parecido a la goma, HTPB, y óxido nitroso. Una vez alcanzada la altitud máxima activaron el "feathering", el sistema que cambia la posición de las alas para poder descender más suavemente y con mayor control.



Con este vuelo pudieron probar mejor las superficies de control a velocidades supersónicas pero todavía no alcanzan la altitud final que será de 100.000 metros para los vuelos turísticos. El problema para Richard Branson y su equipo de Virgin Galactic es que actualmente cuentan con mucha competencia del lado de Blue Origin de Jeff Bezos (Amazon) quien ofrecerá el mismo servicio pero en una plataforma más tradicional como un cohete con cápsula. La SS2 es, en cambio, un avión cohete con alcance suborbital.

El vehículo aterrizó sin problemas en el Mojave Air and Spaceport en su segundo vuelo desde el del 5 de Abril, y si bien ya hay supuestamente muchos tickets vendidos, habrá que ver cuándo realmente empiezan los vuelos con pasajeros. El mismo Richard Branson comentó que será de la partida este año.

Via Virgin Galactic
Fabio Baccaglioni


Blue Origin siempre es comparado con SpaceX pero eso tal vez sea un error, okey, tenemos al millonario excéntrico manejándolo como proyecto personal pero el ritmo en el que se mueve Jeff Bezos es totalmente distinto, más paciente, más "controlado".

Así estamos en el octavo vuelo de la New Shepard que no sólo fue el de mayor altitud sino que, como nos tiene acostumbrados, despegó, aterrizó y le dio un paseo parabólico a la cápsula con las "ventanas más grandes" como les gusta decir (que por cierto, es correcto).



La cápsula (Crew Capsule 2.0) ya había sido lanzada el año pasado con el maniquí para emular una tripulación pero esta vez no hacía falta, el apogeo del lanzamiento llegó a los 351.000 pies que, traducido en una medida coherente, serían 107 kilómetros.



Esta es la mayor altitud alcanzada por el sistema de Blue Origin que es tan sólo suborbital y dura apenas unos minutos, la idea original, turismo espacial, está bastante cerca y si todo sigue saliendo igual de bien es altamente probable que para fines de este año o principios del que viene tangamos algún vuelo tripulado de prueba.

Blue Origin obviamente no se queda en esto, las pruebas sobre su motor BE-4 y el hecho de que United Launch Alliance lo utilizará para sus lanzadores (y así evitar a Rusia como proveedora de motores) deja en claro que Bezos no sólo quiere sus propios cohetes sino participar del negocio a lo grande. Además está en desarrollo el New Glenn que debería realizar sus primeros vuelos para 2020 y es la competencia directa al BFR de SpaceX.
Fabio Baccaglioni


Durante el último lanzamiento de SpaceX entre la carga que iba a la ISS había un pequeño satélite experimental interesante, RemoveDEBRIS, un diseño pensado para, como indica su nombre en inglés, limpiar el espacio de basura, partes y satélites muertos.

El prototipo de la Universidad de Surrey lleva encima varios experimentos diseñados para probar si realmente son viables en el escenario real: el espacio y la microgravedad.

Capturar en pleno vuelo otros satélites o pedazos de los mismos no es fácil, pero para colmo todavía no se conoce cual sería el mejor método, la batería de experimentos incluye una red para capturar un pequeño CubeSat (llamado DS-1) que el mismo RemoveDEBRIS lanzará a baja velocidad.

El DS-1 se alejará apenas 7 metros y antes de dispararle con una red para capturarlo inflará una especie de globo que cumplirá dos funciones, una ofrecer un objetivo más grande para acertarle, la otra ejercer cierto arrastre para cuando se lo empuje para perder órbita. Recuerden que si bien no hay "aire" el espacio es algo difuso y la alta atmósfera, aunque ínfima, provoca cierto rozamiento inclusive mucho más allá de los famosos 100km de la línea kármán.



El segundo experimento también utilizará otro cubesat, el DS-2, y el objetivo es poder identificar y detectar objetos con cámaras y lidar, interpretar lo que se detecta y poder identificarlo. Esto es bastante difícil de hacer cuando uno está en el espacio, de forma autónoma, sin control directo de un humano y teniendo que basarse en algoritmos para identificar el objeto que se quiere capturar.

El tercer experimento parece ridículo pero les juro que no lo es, es un harpón para poder ensartar y capturar un satélite, parece de ballenero porque lo es pero realmente hay que probar si en el espacio funciona y si el impacto no ejerce demasiada fuerza como para transformar la situación en incontrolable.

El cuarto y más espectacular es una gran vela para arrastre y deorbitación con el objetivo de enviar a RemoveDEBRIS en su viaje final pero de manera controlada. Si todos los satélites tuvieran un sistema similar para cuando se vuelven obsoletos no tendríamos las 6800 toneladas de material esparcidos en órbita terrestre.

Fuentes: SSTL, Surrey, Spaceflight Now, Popular Mechanics
Nicolas Chamatropulo


Hace unos meses nos impresionábamos con el trabajo de Seán Doran, quien había creado una increíble foto de 100 megapíxeles de la Luna a partir de imágenes capturadas por la Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), la sonda espacial estadounidense destinada a la exploración lunar. En aquel entonces, nos preguntamos por qué la NASA no tenía algo similar o incluso más elaborado. Pues parece que finalmente escucharon nuestras súplicas.

El trabajo de Seán no era perfecto y no estaba científicamente avalado. Y ahora es el turno de la NASA, quien aprovecha todos sus recursos y conocimientos para crear el primer tour de la Luna en 4K. Se trata de un maravilloso viaje que nos permite explorar sitios importantes del satélite mientras aprendemos nuevos detalles de cara a la próxima misión tripulada.
Fabio Baccaglioni


Además de dedicarse a los lanzadores SpaceX tiene otro plan: telecomunicaciones con su propia constelación de satélites.

Y en esta ocasión la FCC le dio el visto bueno al plan de ascender unos 4425 satélites para armar esta red con la idea de ofrecer banda ancha en todo el globo y no sólo en ciudades importantes.

El formato de constelación tiene sentido para ofrecer latencias decentes y no las que pueden otorgar en la actualidad los satélites geoestacionarios, es una cuestión de distancia, a 32.000km no es lo mismo que a 1150km, pero un satélite a baja altura tiene el "problema" de desaparecer de la vista del observador en pocos segundos, por esta razón se crea una constelación de miles de satélites y uno en vez de depender de un sólo satélite geoestacionario o un ocasional satélite cercano, utiliza decenas de satélites por conexión. Los satélites ofrecen señal en un ángulo máximo de 40° en cada dirección.

Los rivales que también estan planteando constelaciones no estan nada contentos como es el caso de OneWeb que se opuso a tantos satélites de una sola firma para dejar un espacio para el resto (razonable) y evitar impactos (cada vez más probables). Además de que el diseño de los mismos contemple más sistemas de seguridad para evitar que quede basura espacial cuando dejan de estar operativos.

Pero la FCC tiene sus límites, SpaceX deberá desplegar el 50% antes del 29 de Marzo de 2024 si no quiere apelar a una nueva autorización y revisión de la FCC en su plan, es más, SpaceX quiere, además, desplegar otra constelación a menor altitud con unos 12.000 satélites para mucha menor latencia sumados a estos 4425 en altitud media, un gran despliegue que no sólo requiere de diseñarlos, construirlos, testearlos, enviarlos al espacio y, obviamente, transformarlo en un negocio rentable.

Via Techcrunch
Fabio Baccaglioni
Para aquellos que no estaban enterados la agencia espacial china tiene en órbita una pequeña estación espacial propia, la Tiangong-1, la misma se lanzó en 2011 para probar si era factible y ajustar sus técnicas de acoplado en órbita, para ello funcionó perfectamente.

Ahora bien, su vida útil era más bien limitada y la idea inicial era sacarla de órbita en 2013. Se realizaron varias misiones Shenzhou y todo fue un éxito pero en vez de orientarla a una órbita más o menos predecible para que se quemase en la atmósfera siguió orbitando: China admitió haber perdido control de la misma en 2016.



Esto significa que no se le pueda dar una orientación específica para una reentrada controlada, caerá donde caiga. Predecir su caída es algo MUY difícil porque hace ya varios meses que viene rozando con las partículas más altas de la atmósfera a unos 28.000km/h lista para desplomarse.

Hoy podemos confirmar un rango más preciso gracias a la Agencia Espacial Europea, entre el 30 de Marzo y 2 de Abril, un rango de tiempo bastante preciso salvo que no podemos saber DONDE caerá con precisión, sí que lo hará entre dos latitudes: 43º Norte y 43º Sur, prácticamente donde vive el 90% de la población mundial pero, por suerte, donde un 70% es agua, así que si bien podría caernos en la cabeza hay más probabilidades de que lo haga en el océano o en algún lugar relativamente deshabitado.



Puede haber todavía dispersión pero ya está bastante ajustado el timing, el tema será, llegada la fecha, ver dónde cuernos termina cayendo ¿Abrimos las apuestas?