Matías


Xiaomi es una empresa asiática que ya cubrimos varias veces, y sorprendió en el mercado -asiático- por el buen rendimiento de sus teléfonos en la proporción hardware/precio y con buena calidad, haciéndolo un competidor interesante de las marcas de teléfonos ya establecidas, al menos en el particular mercado que se encuentran (que, generalmente, es donde más le cuesta entrar a las empresas que triunfan en otros territorios).

Esta vez, Xiaomi lanzó una nueva versión de su caballo de batalla, la serie Mi. La iteración anterior, el Mi 3, fue un éxito rotundo, y ahora es el turno de ver si se reitera la suerte con el Mi 4. El Xiaomi Mi 4 es un teléfono de 5 pulgadas, con una pantalla IPS LCD de 1080p, chipset Snapdragon 801 a 2.5Ghz, LTE, 3GB de memoria RAM, cámara principal de 13MP y frontal de 8MP, y una batería de 3800mAh. Pero, el punto de venta de estos teléfonos (si bien tiene un buen hardware), es el precio: 320U$S para la versión de 16GB, y 400U$S para la de 64GB.


El diseño del teléfono es algo similar al iPhone, no sólo desde el aspecto físico sino desde el software, de donde la versión customizada de Android que usan, MIUI, parece haber tomado prestado algunos detalles. La parte trasera del teléfono tendrá covers intercambiables, y habrá una gama interesante de estilos para elegir, entre los que se encuentran varios del tipo de madera (muy similar al Moto X).

Otro de los productos presentados, que ya habíamos sospechado, es la Xiaomi Mi Band. Otro wearable más, que intenta ser nuestro dispositivo aliado en el movimiento del quantified self, que busca recopilar todos los datos posibles sobre nuestra persona y usarlos para rendir mejor en nuestra vida.


La Xiaomi Mi Band es bastante básica en sus funciones, pero permite trackear el movimiento (caminando o corriendo) y los patrones de sueño, además de poder utilizarla como una alarma vibradora (que, se supone, nos levantará de la mejor manera habiendo hecho el estudio de nuestro sueño). Es a prueba de agua, y la batería debería durar 30 días, algo bastante sorprendente. Además, la pulsera también servirá para desbloquear nuestro teléfono. ¿El precio? 13U$S, un precio muy agresivo y que se encuentra muy por debajo de sus competidores (aunque también, tal vez ofrezca menor funcionalidad).

Dos productos complementarios, a muy buen precio, y que probablemente no veamos por nuestro territorio en el futuro próximo Risa . Por ahora, no hay detalles sobre disponibilidad global de los equipos, pero desde que llegó Hugo Barra, ex-Google, lograron extenderse un poco más a lo largo de Asia para no cubrir sólo China. Vía Engadget (y acá), Ars Technica y Celularis.

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace