Fabio Baccaglioni

Algo me resultó llamativo durante el génesis de los smartwatch: ninguno tenía un sistema operativo adecuado. Y cuando el IoT empezó a llenar titulares sucedió lo mismo, nadie tenía un sistema opeativo adecuado para operar en equipos con prestaciones de hace 20 años atrás.



En mi infancia un sistema operativo no ocupaba más de 16Kb, así de simple, entraba todo y lo que no estaba en el SO se debía programar en assembler. Pero ya no estamos con procesadores de 8 bits y pocas instrucciones, ahora hay que operar con procesadores más complejos de al menos 32 bits y muchas funciones como las de red que antes no se necesitaban.

Si la idea es implementar un sistema operativo en ropa, utensillos de cocina, zapatillas o hasta en elementos quirúrgicos, es obvio que hace falta volver a las bases y programar bien pequeño. Procesadores como el ARM M0 son un ejemplo de chips que entran en el tamaño de un grano de arroz pero que necesitan un sistema operativo acorde.

Huawei anunció el LiteOS de apenas 10KB bajo tres conceptos, zero configuration, auto-discovery, y auto-networking. Esto es imprescindible para los dispositivos IoT, no puede uno estar configurandole todo a algo que ni siquiera puede conectar si no es por wifi o bluetooth, debe ser mucho más inteligente la implementación.

10KB es un programa muy pequeño y obviamente deja muy lejos a iOS o Android, no nos olvidemos que tanto Google como Apple "achicaron" sus sistemas operativos para sus respectivos smartwatches pero no dejan de ser los mismos sistemas operativos monoliticos y enormes capados en algunas áreas, siguen siendo demasiado grandes y pesados.

Google anunció "Brillo", su propio sistema operativo para IoT confirmando que ellos mismos también estan necesitando reducir tamaño, requerimientos y consumo a un mínimo infernalmente más pequeño que el actual.

Para darles una idea Android requiere un mínimo de 512MB para operar, Brillo tendría que poder hacerlo con 32MB o 64MB, algo que con el sistema actual es imposible de lograr.

Canonical, por ejemplo, está trabajando hace tiempo en su propio sistema para IoT, una versión ultraminimalista de Ubuntu, llamada Ubuntu Core, para x86 de 32 y 64 bits y procesadores ARM, algo que viene de la experiencia con Ubuntu Phone y obviamente con tantos años de Linux.

De todos estos casos se desprende una necesidad natural para todo el software de controladores, algo que los que trabajan con un Arduino o una Raspberry Pi ya conocen de antemano, es que en el fondo de todo dispositivo hay sistemas super pequeños programados a la antigua que no van a dejar de existir nunca.

Todo teléfono tiene, por ejemplo, un pequeño núcleo ARM para la radio GSM con su propio código y sistema que nada tiene que ver con Android o iOS, son sistemas ínfimos y que cumplen una función específica.

Hay decenas de sistemas RTOS de tiempo real pensados para estas tareas y estan siendo reflotados para IoT, de hecho, si Blackberry tuviese un centésimo de visión estarían reviviendo QNX en tal sentido

Comentarios

Me encanta huawei asique sería lindo ver esos 10kb funcionando..
Es verdad lo que decís en la nota que se debe volver a las raíces.
Eso de los teléfonos no lo sabía hasta hace poco tiempo que vi que tienen esos microsistemitas para controlar las funciones básicas, pero que estan protegidos por muchisimas patentes.

  • Citar »

Todos muy livianos hasta que hay que ponerles seguridad

  • Citar »

Mmm, quizas habria que avisarles que existe Contiki antes que reinventen la rueda por enesima vez?

http://es.wikipedia.org/wiki/Contiki

  • Citar »

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace