Fabio Baccaglioni



Antes del 31 de diciembre alguno o varios de ellos deberá embarcarse en una de las competencias más difíciles de la historia: llegar a la Luna, aterrizar en ella y todo esto sin el apoyo de grandes sumas de dinero ni gobiernos como fue en la carrera espacial.

El Google Lunar X Prize es un concurso así que cualquiera puede participar, claro, cualquiera que disponga de los fondos como para no sólo construie un lander y una nave que llegue a la Luna (los gobiernos no pueden ayudar con más del 10%, así que es bien privada la cuestión), además para el lanzamiento que no es poca cosa, es el 80% de la cosa.

Los cinco equipos, SpaceIL, Moon Express, Synergy Moon, Team Indus, y Hakuto, son un conjunto de equipos de distintos países que se fueron uniendo y conformando. SpaceIL comenzó en Israel en 2015, su lander Sparrow viajará a bordo de un Falcon 9 de SpaceX casi como polizón para la segunda mitad del año.

Moon Express, de California, que planea algún día minar la Luna, tiene otros planes para su lander MX-1E, viajar a bordo de un cohete experimental que todavía no ha volado nunca, el Electron desarrollado por la startup Rocket Lab. Al menos ya tienen la aprobación del gobierno de EEUU para volar.

Synergy Moon agrupa a unos 15 países en un sólo equipo, otro que todavía tiene que ver si su lanzador servirá porque el Neptune 8 de Interorbital Systems jamás voló. El equipo indio Indus y el japonés Hakuto decidieron compartir lanzamiento a bordo de un PSLV que ya tiene muchísima experiencia, un lanzador probadísimo de la agencia espacial india (ISRO - Indian Space Research Organization), suena raro pero los de Indus sabían que sobraba espacio y llegaron a un acuerdo con sus "rivales" porque, al fin y al cabo, no se trata tanto de ser rivales aquí sino de tratar de llegar a la Luna, sea el que sea.

Los alemanes de Part-Time Scientists parece que quedaron afuera de calendario por lo tanto pierden la posibilidad,

La misión completa no es sencilla, no sólo una sonda tendrá que recorrer los 300.000 km hasta la Luna luego de un lanzamiento que le deje energía para hacerlo, sino que, además, debe aterrizar un rover en la superficie lunar ¿Termina ahí? Pues no, el rover debe recorrer unos 500 metros, algunos optaron por rovers tradicionales con ruedas, los de SpaceIL y Moon Express por otros que pegan pequeños saltos. Luego el rover tiene que ser capaz de enviar fotografías de lo que ve y hasta streaming de video (mooncasts!).

Considerando lo difícil que fue para China enviar el Yutu y que funcione más o menos bien, la meta del X Prize es bastante elevada, estamos hablando de pequeños grupos privados contra gobiernos enteros, porque una cosa es poner algo en órbita lunar, algo relativamente factible para cualquier agencia actual, pero otra muy distinta aterrizar y enviar fotos de vuelta.

El primer equipo en lograrlo recibirá el premio de USD 20 millones que, considerando los costos relacionados no alcanzaría para cubrir toda la misión pero eso no es lo importante tampoco. El segundo se llevaría USD 5 millones. De paso hay misiones secundarias como la de visitar algunos de los lugares de aterrizaje de las misiones Apollo.

Via X Prize

Comentarios

Mi deseo es que al menos tres logren el objetivo. Así le tapan la boca a los anti-espacio y demuestran que los emprendimientos privados no son algo único e irrepetible como a veces hacen parecer a SpaceX.

  • Citar »

Habia escuchado en algún lado que la NASA había puesto una limitación para que no puedan acercarse a menos de 200m de los emplazamientos de las misiones Apolo. Porque seria genial que pudiesen transmitir todo para que los conspiranoicos duden un rato antes de volver a sus cascarones de papel aluminio.

  • Citar »

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace