Fabio Baccaglioni



Sony sigue apostando a las mirrorless grandes, ese camino en el medio de las DSLR tradicionales pero sin depender del sistema de espejos y que le ha dado muchos beneficios a la marca. La A7R III no se diferencia en su aspecto externo de la anterior pero sin dudas ofrece muchas mejoras por dentro.

Estamos hablando de una cámara para profesionales así que el precio siempre será elevado, USD 3200, aunque para lo que ofrece no debería ser un problema. Cuenta con un sensor full frame EXMOR R de 42.4 Megapixeles (el doble que la Sony A9) con un procesador BIONZ, el doble de velocidad en el autofoco que la A7R II, con autofoco contínuo a 10fps (también el doble).



Cuenta con el modo pixel shifting que toma fotos con cuatro tomas compaginadas para realazar detalles y colores aun a 42MP. El video 4K utiliza todo el sensor y utiliza el modo Super 35 de oversampling, captura a 120fps en Full HD y agrega soporte S-Log 3 y para el estandar hybrid log gamma de HDR. El detalle de esto último es que uno debería tener un televisor acorde para poder ver la diferencia

Se suman más lentes, el FE 24-105 F4 G OSS, buen zoom a f/4.0 en todo el rango a USD 1300, FE 28-135 F/4 G a USD 2500, y se viene un G Master 400mm f/2.8 para telefoto full-frame que compite directamente con Canon y Nikon pero todavía no se ha anunciado el precio. El equipo estará disponible desde Noviembre.



Via Sony

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace