Fabio Baccaglioni



Ayer a la noche se sumó un nuevo jugador en la carrera espacial privada. Es uno pequeño pero en su segundo lanzamiento de prueba alcanzó la órbita y ESO es una gran noticia.

Para aquellos que no lo vean el tema es alcanzar la órbita porque un cohete suborbital puede lanzarlo cualquiera, sólo se necesita alcanzar unos 100Km y listo, pero la órbita es otro tema porque no sólo hay que lograr la velocidad de escape justa sino que es donde un vuelo espacial empieza a ser económicamente rentable. RocketLab de Nueva Zelanda lo ha hecho.

El Electron es un cohete pequeño de dos etapas, un diseño basado en materiales livianos compuestos e impresión 3D, el motor es clave para un lanzamiento económico, el Rutherford es un motor innovador porque en vez de utilizar bombas tradicionales como el resto utiliza un compresor eléctrico, mucho más barato aunque no tan potente.

El Electron tiene una disposición similar a la del Falcon 9 de SpaceX con nueve motores Rutherford en la primer etapa y uno solo optimizado para vacío en la segunda etapa. A nivel del mar produce unos 18kN de empuje y un impulso específico de 303 segundos, el optimizado para vacío alcanza los 22kN. El combustible es el clásico mix de LOX y RP-1 y el costo por motor es muy económico para lo que son los motores cohete alcanzando apenas unos USD 50k por unidad, gracias a las bombas eléctricas que utilizan dos motores pequeños de 50HP y 40.000 RPM.



El primer test del Electron se realizó el 25 de Mayo de 2017 pero al alcanzar los 224 Km se perdió señal de telemetría y tuvieron que detonarlo por seguridad. Este, en cambio, fue un total éxito no sólo logrando la separación de la segunda etapa sino poniendo en órbita tres Cube Sats. Apenas 13 kilogramos de carga pero el máximo real posible es 500Kg.

Ahora bien ¿Qué planea RocketLab para el siguiente lanzamiento? Llevarse el Google Lunar X Prize, lanzar un lander a la superficie lunar! si, esto debería ser ahora, dentro de poco, en unos meses solamente llevando como carga el Moon Express cuyo primer objetivo es alunizar y enviar datos científicos e imagenes de la superficie de nuestro satélite.

Muy ambicioso para un tercer vuelo pero ¿Por qué no apuntar bien alto? De alguna forma hay que llamar la atención, ya lograron demostrar la fiabilidad de un motor sin las complejas bombas que tienen los actuales, si logran alcanzar la luna antes de empresas como SpaceX o Blue Origin (que casualmente todavía no ha llegado a la órbita terrestre) y ni hablar todas las demás agencias importantes, no sería genial? Igualmente recordemos que tanto India como China también tienen sus rovers y satélites lunares/marcianos además de los rusos y americanos de décadas atrás, para mi lo genial es que sea una empresa pequeña y privada quien lo intente.

Comentarios

Les tengo fe a los neozelandeses. Tal vez sea por una cuestión de hemisferio y después de los problemas que tuvieron los brasileros, ver un cohete saliendo desde el Sur me pone contento. ¡Gondwana power!

Además es todo muy prolijo y ordenado, fiel a la imagen de Nueva Zelanda.

  • Citar »

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace