Categoría: Procesadores

Fabio Baccaglioni


Desde la Universidad de California llega un procesador algo distinto a lo que estamos acostumbrado, no cuatro, no ocho, mil núcleos, cada uno programable independientemente del resto ¿Supercomputadora? No, es tan sólo una excelente idea para cierto tipo de casos y todo en un ínfimo tamaño.

No es un procesador que puedas usar normalmente, en cambio es un "multiple instruction, multiple data" (MIMD) bien distinto al "single instruction, multiple data" (SIMD) que utilizamos en nuestras PCs o teléfonos, la idea de un sistema MIMD es poder hacer muchas cosas bien distintas al mismo tiempo en vez de una sola cosa distribuida en pequeñas fracciones como en SIMD.

Cada núcleo del KiloCore corre a un máximo de 1.78GHz, pero cada uno tiene su clock independiente, así que sólo consume energía cuando está en uso al ritmo que necesite, en total pueden procesar a razón de 115.000 millones de instrucciones por segundo disipando apenas 0.7 Watts.

El ahorro de consumo se da por el cambio de paradigma en el uso de memoria, no hay una RAM central, en cambio los paquetes de datos van de procesador en procesador en un sistema de red interno. Se comportan como procesadores con mensajes en vez de procesadores utilizando memoria unificada con cachés. Es por eso que el KiloCore es ideal para ciertos casos específicos que requieran mucho cálculo matemático en paralelo como aplicaciones científicas.

El KiloCore está financiado por el Departamento de Defensa de EEUU y construido en proceso de 32nm por IBM, no, no lo verán comercialmente, pero para universidades y laboratorios, seguro habrá acceso.

Via Motherboard y UC Davis
Fabio Baccaglioni


No sólo anunciaron procesadores de uso general, también hay una nueva tanda de Xeon con los Broadwell-EX E7 v4, con hasta 24 núcleos, 60MB de cache L3, soporte para RAS, 3d XPoint y memorias 3DS LRDIMM.

Sin clocks muy acelerados pero con nuevas funcionalidades, habrá modelos de 18 y 10 núcleos también, el proceso de los Haswell anteriores pasa de 22nm a 14nm en Broadwell, integrando además el concepto de Cluster on Die, la posibilidad de trabajar en equipos de cuatro sockets pudiendo además dividir la memoria L3 en áreas definidas como subprocesadores, entornos independientes con varios núcleos y su cache localizada.

Obviamente la mayor ganancia para servidores está en performance por watt aunque el costo del de 24 núcleos es de USD 4672, pero tengan en cuenta que esto apunta a servidores de alta performance.

Más datos en Extremetech
Fabio Baccaglioni
No sólo Intel está lanzando nuevos procesadores, el que da pelea es AMD con su séptima generación con la nuevas arquitecturas Bristol Bridge y Stoney Ridge, que prometen un 20% más de performance en CPU y 37% más en GPU sobre la anterior edición Carrizo.



Lo interesante de AMD es que no ha migrado a un proceso de menor tamaño, sigue en 28nm cuando Intel hace rato que produce en 14nm, aun así lograr semejante mejora y unos clocks elevados es impresionante y han llevado los 28nm a su límite.

El diseño del core sigue siendo el Excavator, aun así con mejoras notables en la producción, las variantes mencionadas en Computex son el FX, A12, A10 para high end, A9, A6 y E2 para los medios y bajos.



Las variantes incluyen ediciones en 35W y 15W dejando en claro el foco móvil de estos nuevos lanzamientos, aun así podemos ver en esta tabla que los clocks estan bien arriba gracias a esas mejoras sobre detalles y el soporte para memorias DDR4 a 2400MHz, sumando además soporte para HDMI 2.0, PCIe 3.0, decoding de video con H.265 y VP9 incorporado soportando resoluciones de 4K sin problemas.

La fábrica sigue siendo GlobalFoundries y todos incorporan GPU que, a nivel SOC integrado siempre estan por encima de los HD de Intel (hasta un 50% a veces) por lo que ahí hay un interesante mercado en el cual pueden competir fuerte, en notebooks o convertibles con capacidad gamer sin costos elevados.



El mayor clock lo ofrece el FX 9830P con 3.0GHz base y aceleración hasta 3.7GHz, el núcleo total, incluyendo GPU, implican 250.4 mm2 y 3100 millones de transistores.

No veremos estos procesadores en el mercado retail para ensabladores todavía, apuntan a notebooks y tablets por lo que seguramente los encontraremos en equipos de Dell, HP, Asus y Lenovo en los próximos meses ya que su llegada a los fabricantes es inmediata, la HP Envy x360 ya se está vendiendo con estos procesadores.

Via ArsTechnica y Anandtech
Fabio Baccaglioni
Hubo un punto en el que los procesadores más potentes para uso personal dejaron de ser realmente necesarios y volvieron a un nicho, gamers, profesionales y servidores, para el resto con uno de hace tres años atrás fue suficiente.



Pero Intel no puede parar en su desarrollo y hoy anunció la nueva tanda de Intel Core, con la primer muestra de poder en el i7-6950X Extreme Edition de 10 núcleos, el Broadwell-E.

El hecho de tener más de ocho núcleos no es una novedad en Intel ya que los Xeon los tienen hace años pero esto es llevarlo a escritorio. Este bestial procesador tiene un clock de 3GHz con boost a 3.5GHz que es bastante normal ya que aumentar los ciclos no es algo que sirva mucho en los consumos actuales, por el lado del caché cuenta con 25MB y de paso Turbo Boost 3.0. ¿El precio? Obviamente al ser el mayor procesador que puedas comprar será carísimo con un costo de USD 1723 por CPU.



Habrá versiones menores como el i7-6900K de ocho núcleos a USD 1089 y el i7-6850K de seis núcleos a unos más razonables USD 617 y el i7-6800K a unos totalmente pagables USD 434. Todos completamente desbloqueados y overclockeables con soporte DDR4-2400.

Dije Broadwell? Si, y los que saben un poquito más de procesadores recuerdan que es la 5ta generación, no la sexta ni séptima, suena raro, es que el Broadwell-E es la versión para servidores, tiene más núcleos, más caché, sporta DDR4-2400 contra el 2133 de Skylake, no tiene GPU integrado, y se actualizó la arquitectura. También se produce en 14nm.

Puede parecer un retroceso pero en realidad es retomar un excelente producto de servidores y bajarlo a usuarios finales, algo que cada tanto se ve con resultados mixtos pero, en este caso, ofrece un bestial poder que vale la pena si se tiene el presupuesto.

Además de este anuncio se confirmó Apollo Lake, la versión económica de los Skylake actuales, con soporte apuntado a 4K, USB-C y Thunderbolt 3.

Via

Intel, Engadget, Ars Technica
Fabio Baccaglioni
Al día de la fecha es tan sólo Intel quien puede jactarse de tener un proceso de 10nm en sus procesadores comercialmente viable, el resto mira desde lejos, desde procesos más viejos y grandes, pero ¿Veremos celulares con procesadores más eficientes?



El problema de reducir el tamaño de la litografía es cuántico, en un punto los electrones saltan sin control de un lado a otro cuando el tamaño se reduce a nivel atómico, por eso TSMC, fabricante de gran parte de los procesadores que utilizan diseños de ARM, va haciendo pasos híbridos combinando de a dos tecnologías a la vez para tratar de llegar de una forma económica al asunto.

Artemis es el diseño de prueba de ARM para tratar de llevar sus diseños a 10nm FinFET, no es un procesador de uso para móviles, es un diseño con un módulo por cada cosa que se necesita, en vez de múltiples núcleos y GPUs complejos, tiene el módulo básico de cada uno. La idea es ver si pueden imprimir en este tamaño algo que se parezca a lo que finalmente será un procesador.



La colaboración entre TSMC y ARM es directa, la primera trabaja para muchas otras marcas que fabrican procesadores que usan el diseño de ARM, así que ambos se adelantan a los posibles clientes.

Aun con todo esto el procesador tiene todo lo que se podría esperar, cuatro núcleos Cortex A, un GPU con un sólo shader Mali, la interconexión AMBA AXI, memorias ROM de prueba, conexión a memoria RAM, etc.



En cuanto a la ganancia de performance es donde empiezan las dudas sobre la diferencia entre 16nm FF y 10nm FF, por ahora sólo se acercan al 12%, las pérdidas andan por el 10% solamente (el problema cuántico que les mencionaba) y esto sólo con el diseño provisional, obviamente esperan mejorar las diferencias.

Este módulo recién pasará a ser algo productivo en los próximos años, según varios estimados, hasta habrá que esperar a mediados de 2017 para que exist alguna demanda seria. El proceso irá combinado con partes en 20nm así haciendo un combo 10/20nm, pero en TSMC creen que la diferencia en demanda llegará recién para cuando esten en 7nm (en un combo 7/14nm)
Fabio Baccaglioni


Intel no seguirá con sus procesadores para móviles, sencillamente tiró la toalla, en un mercado gobernado por varios fabricantes de tecnología ARM, el único modelo rival existente era el x86 de las PCs, Intel siendo el jugador casi omnipotente, y no pudo.

Intel no sólo cortará 12.000 empleos, se dedicará exclusivamente a un negocio más lucrativo, las PCs que ya dominan hace décadas y los servidores, mucho mejor que pelearse por cada teléfono donde ningún fabricante le dio un apoyo total jamás.

10.000 millones de dólares es lo que le costó a Intel la jugada, en mi opinión es un error gravísimo retirarse, deberían haber competido con precio y calidad, aunque signifique dumping o pérdidas, pero nunca pudieron bajarse completamente del caballo que dignamente se merecían del mercado de PC. Pero Mobile no es PC, tablet no es PC, allí fallaron miserablemente.

Intel había logado para 2014 alcanzar el objetivo de 40 millones de tablets con sus procesadores pero si miran el escenario actual, casi nadie está utilizando procesadores baratos de Intel, salvo en algunos mercados emergentes, todo equipo nuevo posee un Intel Core, hasta un Skylake, no un Atom.

Lo duro de esto es que Intel es la única empresa con un nodo de 14nm que funciona, TSMC, Samsung y demás ni siquiera estan a la altura, los modems de 4G son fabricados en 28nm por TSMC, pero con el tiempo rivales como Qualcomm se han ido acercando peligrosamente... y son los elegidos por la industria.

El modelo de negocios de las "Foundries" tiene mucho que ver, Intel invierte muchísimo en R&D, fabrica sólo sus propios chips, en cambio un TSMC fabrica para todo aquel que lo necesite, van al volúmen, a lo seguro y funciona.

En 2006 Intel comenzó con esta debacle, diez años atrás decidió venderle la exitosa división XScale a Marvell y concentrarse en el mercado de PC, justo en el momento en que los móviles comenzaban a pesar en el mercado, ellos decidieron alejarse.



Esa misma movida también significó la pérdida de 10.000 millones en la inversión original de compra de XScale y, nada casual, el despido de 16.000 empleados ¡La misma historia dos veces!

En 2008 el debut de los Atom le abrió nuevamente la puerta con TDPs de 2-3 Watts, mucho menos que los 35W de los Intel Core, Intel creyó que le había encontrado la vuelta, pero los ARM estaban muy por debajo de esos consumos, todavía faltaba. Pero aquí es donde falló todo.

Mientras los procesadores para PC evolucionaron en dos ciclos tick-tock enteros desde el Westmere de 32nm al Ivy Bridge-E de 22nm en 2013 el Atom se había quedado en un pantano, su transición a los 32nm llegó recién en 2012, aun con el Medfield la empresa no pudo convencer a nadie con sus procesadores móviles que no recibían la atención de sus hermanos mayores.

Considerando que AMD es apenas marginal en su batalla por la PC, ¿por qué Intel no dedicó recursos a los móviles?

Intel quería concentrarse en el negocio de alta potenca y calidad porque su orgullo o modelo de negocios así lo indicaba, darle fuerza a Atom significaba reducir notablemente su producción de Intel Core y priorizar la venta de mucha cantidad y precios reducidos, en el corto plazo iba a ser una reducción notable de ganancias pero ¿Y al largo plazo? Nadie tomó el riesgo.

Intel tardó años en lanzar un SOC (System on a Chip) utilizando Atom y un GPU además de otros componentes en el mismo integrado, al día de la fecha requieren una radio 4G por separado y el proyecto del Intel Sofia, en conjunto con TSMC, nunca se pudo realizar.

Luego vino otra debacle, el atraso de los procesos de fabricación, el de 10nm fue empujado hasta 2017 y desde ya con Intel Core como prioridad, nunca mobile, y así miles de malas decisiones.

No es que el Atom iba a salvar a Intel, pero la apuesta fue demasiado temerosa, por no arriesgar sus procesadores principales se dejaron estar en el negocio móvil. También podrían haber perdido groseramente una mayor cantidad de dinero si aun apostando todo fracasaban pero, si no se arriesga no hay forma de ganar.
Fabio Baccaglioni
Como previa al anunciado lanzamiento de los Galaxy 7 y Edge 7 habitualmente Samsung anuncia antes el procesador que seguramente llevará la nueva línea y esta vez es un procesador a 14nm.



El Exynos de Samsung está tratando de evitar el problema que sufrieron los Snapdragon 810 de Qualcomm y por ende producir en 14nm es más que relevante para evitar el consumo excesivo en procesadores que cada día son más poderosos en celulares al punto de estar a la altura de varios equipos de escritorio.

El proceso de 14nm FinFET es el mismo que Apple ha rechazado para el A9 no porque sea malo, sino porque ve cada día más a Samsung como un digno rival, y el nuevo Galaxy J7 también lo llevará.

Según resultados publicados en Geekbench la performance single core alcanza los 793 puntos y el multicore 4368, con ocho núcleos a 1.7 GHz, sin especificar, todavía, qué tipo de cores ARM estan utilizando.

Al menos el J7 contará con esta versión, el 7870, y faltará confirmar si el Galaxy 7 y Edge 7 llevarán el mismo o uno similar con un clock más acelerado.

Via Samsung y SamMobile
Fabio Baccaglioni


Si bien la posición de TSMC ha ido decayendo los últimos meses, con Samsung robándole varios clientes importantes, su roadmap no se detuvo y hasta es extremadamente ambicioso.

La compañía espera que la demanda por 20nm baje notablemente este año ya que todos estan transitando el camino a 16nm y FinFET, mercado que aumentará un 70% comparado a 2015 y que incluye a casi todas las firmas empezando por Apple, el mayor cliente.

Los fabricantes no son tantos, los que importan son TSMC, Samsung y GlobalFoundries, los clientes en cambio son muy numerosos, AMD, Apple, Qualcomm, NVidia y prácticamente la totalidad de los creadores de integrados ARM.

El tema con los 10nm es que no es tan fácil de producir, Intel es el que lleva la delantera pero Intel no produce para nadie más, esa es la gran diferencia de mercado, empresas como TSMC producen para terceros. Su plan es tener a full la producción durante 2017 de este nodo pero ya empezar en 2018 a usar 7nm y los 5nm para 2020, muy ambicioso por cierto.

Lo cierto es que un proceso menor no implica mejor calidad de producto final, al achicar tanto los transistores si no se mejoran los materiales aumentan las pérdidas, no es raro que un SOC de 10nm consuma más que uno de 14/16nm por esta razón. (Ejemplo: Apple A9 de Samsung vs TSMC)

Lo interesante de todo esto es que la carrera por la miniaturización no terminó, la ley de Moore se sostiene un poco más, pero es cada vez más cuesta arriba y lo que antes requería unos 1000 millones de inversión, durante la segunda mitad de esta década requerirá un cero más a la derecha para conseguirse.

Más detalles en ExtremeTech
Fabio Baccaglioni


Desde hace años que en el ambiente tech sabemos que los benchmarks no son palabra cierta en nada, son tan sólo una forma de medir, y más de una vez sufrieron "acomodos" o "dibujos", cuando un sponsor pagaba alguna suma por debajo de la mesa.

Hoy es AMD quien se queja, tal vez con razón, de Sysmark por dibujar los benchmarks a favor de Intel.

No es raro tampoco que Intel sea de presionar a fabricantes para olvidar a AMD y no utilizarlo en sus equipos, pero esto va por otro lado, el software de testing.



Inclusive comparándolo con PCMark8 o varios benchs comunes, la diferencia de Sysmark llega a ser del 50% entre un i5 y un FX, cuando en todos los demás ronda el 5-6%, MUCHA diferencia.

Lo curioso de SYSmark es que ya ganó una demanda por sus benchmarks pero aun así AMD tiene una larga trayectoria en quejas porque, efectivamente, no sólo se compite aquí en el mercado, también se compite del lado sucio y en ese escenario gana quien tiene el efectivo, cosa que AMD hace rato que no tiene.

Interesante polémica ¿tendrán razón? ¿utilizan ustedes SYSMark para elegir un equipo? Ultimamente veo más los benchs en juegos que otra cosa porque dejan en claro la performance single core que es la que, al final del día, más pesa en el trabajo que podría llegar a hacer.

via ARSTechnica
Fabio Baccaglioni


¿Quien dijo que son sólo negocios? Don Corleone tenía razón obviamente, ya que Samsung no sólo fabrica procesadores para Apple, ahora fabricará los de Qualcomm.

El proceso de fabricación de 14nm FinFET de Samsung está entre los mejores del mercado, sólo Intel está un poquito más arriba, pero TSMC y GlobalFoundries no, así que Qualcomm necesita un nuevo fabricante para los Snapdragon, uno que le permita no transformar sus SoC en cocinas ambulantes.

El Snapdragon 820 inevitablemente se transformaría en un probema en procesos mayores a 20nm, así que el FinFET 3D de Samsung le viene ideal para reducir notablemente el consumo eléctrico y curiosamente esto hará que compita de igual a igual con los Exynos... siendo ambos fabricados en el mismo lugar y por el "competidor".

Es que Samsung separa muy bien lo que es la fabricación de chips y lo que es telefonía, internamente son dos empresas separadas, de esta forma pueden ser proveedores de empresas que, por otro lado, son rivales al mismo tiempo.

Samsung estará robándole un mercado de 1.000 millones anuales a TSMC aunque esta última tenga un mercado mucho mayor en la producción de SoCs para distintas firmas. El siguiente paso, 10nm FinFET, será un sangriento campo de batalla para ambas.

Más detalles en Reuters