Matías

Nintendo se vio forzada a utilizar una estrategia poco feliz a la hora de enfrentar sus problemas: reducir agresivamente el precio de la 3DS, su última consola portátil y que parecía estar destinada al fracaso.

La reducción de precio, entre el 30-40% según el país, pareció rendir frutos: en Japón, la semana del nuevo precio fue cuando más consolas se vendieron desde la semana del lanzamiento de la consola.


Yendo a los números: la semana del lanzamiento se vendieron alrededor de 350.000 unidades de la consola portátil; la semana siguiente, sólo 200.000 y a partir de ahí la baja fue cada vez mayor. La semana pasada (entre el 8 y 14 de agosto), con el nuevo precio, la venta fue de 215.000 unidades.

Teniendo en cuenta que se vendieron en total 1.500.000 unidades en Japón, los números de la semana pasada son más que importantes y tal vez servirán para darle un respiro a la compañía, que tanto lo necesita. La gran clave igual sería que los desarrolladores le presten atención a esto, que la 3DS no está muerta, y empiecen a poner fichas en la plataforma, ya que la falta de títulos atractivos es su mayor carencia (y mayor responsable de la situación actual). Habrá que ver si la tendencia nipona se reproduce en el resto de los países en los que la consola salió a la venta.

Mientras tanto, y si bien todavía faltan algunos meses, algunos ejecutivos de la industria de los juegos vaticinan un futuro similar a la PS Vita si el precio anunciado se mantiene (250U$S para la versión WiFi y 300U$S para la 3G). Según ellos, la gente no quiere un dispositivo que haga una sola cosa (en este caso, juegos), y es eso lo que lleva a la masividad de los juegos casuales en smartphones, en sistemas como Android e iOS.

Imagen y nota vía Techcrunch.

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace