Fabrizio Ballarino



IBM -- en asociación con Sony Storage Media Solutions -- logró un nuevo hito en cuanto a capacidad de almacenamiento y espacio se refiere. El gigante azul pudo insertar 330TB de información sin compresión en un cartucho que tiene un tamaño similar a un pendrive. Para darte una idea orientativa, eso equivale a aproximadamente 330 millones de libros.

El cartucho protagonista de esta nota está conformado por un tipo de cinta magnética especial que logra obtener un máximo de 201 gigabits por pulgada cuadrada. O sea, son 20 veces la densidad de las cintas magnéticas comunes usadas en la actualidad.





Como se remarca en las fuentes, la cinta convencional fue inventada hace más de 60 años y su uso se limitaba a tareas "básicas" (por así llamarle) como archivos de registros médicos.

Desde IBM ponen mucho énfasis en el avance que se tuvo desde 2006 en la capacidad de almacenamiento, dejando la siguiente gráfica a modo de ilustración:



Una de las principales trabas, aunque no tan problemática como uno podría pensar y suponer, es en referencia a que el precio de construcción en este tipo de cintas especiales es algo más costoso en comparación a las tradicionales. No obstante, la gente de IBM comenta lo siguiente:

"El potencial hará que el coste por terabyte sea muy atractivo, haciendo de esta tecnología tremendamente práctica para el almacenamiento en la nube".

Ahora bien, es importante indicar que eso aplica para los archivos ubicados en la nube que se mantengan estáticos y sin modificaciones a lo largo del tiempo.



Fuentes: Gizmodo - Xataka

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace