Nicolas Chamatropulo



Mercedes-AMG ha presentado su hypercar de más de 1.000 caballos en Frankfurt. El Mercedes-AMG Project ONE cuenta con un sistema híbrido similar al usado en el W06.

Con motivo del 50º aniversario de Mercedes-AMG, la marca anuncio su proyecto más ambicioso, el Mercedes-AMG Project ONE. Con motivo del Salón del Automóvil de Frankfurt, este hypercar nos desvela todos sus secretos, desde su motor V6 de 1.6 litros derivado del motor de la marca en Fórmula 1 hasta su espectacular diseño. Una bestia ha nacido.



Antes de su presentación oficial, Mercedes ha ido develando algunos detalles del Mercedes-AMG Project ONE, aunque no ha sido hasta su debut cuando se ha podido entender la esencia de este hypercar irrepetible, en todos los sentidos. Un vehículo que nace de la rivalidad con Red Bull y como contendiente directo del AM-RB 001, que la marca está desarrollando junto a Aston Martin. Esta disputa permite que el Mercedes-AMG Project ONE sea uno de los proyectos de la ingeniería más avanzados y que lleve la tecnología actual de la Fórmula 1 a las calles.

A nivel mecánico, Mercedes-AMG recurriría a un sistema de propulsión muy conocido en el mundo de la competición, ya que empleará el tren motriz -motor y transmisión- del Mercedes-AMG W06, monoplaza con el que la marca domino en el Mundial de Fórmula 1 en 2015. Un bloque V6 de 1.6 litros con un turbocompresor extra de unos 750 caballos de potencia y una eficiencia térmica del 43%. Esta unidad recibe un cigüeñal a medida, nuevos pistones y una electrónica revisada. Rendirá de serie por encima de las 4.000 revoluciones por minuto, pudiendo alcanzar las 13.500 revoluciones y tendrá una vida aproximada de 50.000 kilómetros.

Las prestaciones del motor V6 se complementarán con la potencia de cuatro motores eléctricos, dos en su eje delantero, otro en el cigüeñal (161 caballos) y un cuarto como turbocompresor eléctrico (107 caballos extra). El resultado, 1020 caballos de potencia total para un modelo que además contará con una autonomía eléctrica de 24 kilómetros. Con el objetivo de alcanzar una relación peso/potencia de 1:1, se ha diseñado una transmisión que sólo pesa 420 kilogramos. El motor y la caja de cambios de ocho velocidades serán parte estructural del chasis monocasco de fibra de carbono y a una carrocería ultraligera de idéntico material. Gracias a todo ello, el Mercedes-AMG Project ONE podrá alcanzar los 354 kilómetros por hora y acelerar de 0 a 100 en 2,5 segundos.



El Mercedes-AMG Project ONE, diseñado para tener un peso contenido con la utilización masiva de fibra de carbono, no se podía permitir tener un habitáculo lleno de lujos. De hecho, el interior se ha reducido a la mínima expresión, como si de un coche de competición se tratase. De hecho, los acabado son bastante espartanos y en fibra de carbono. Destaca su volante, no muy lejano al que se utiliza en Fórmula 1, su cuadro de mandos en forma de pantalla a color horizontal y su segunda pantalla táctil, que servirá para dar datos sobre la aerodinámica y otros aspectos del vehículo.

Se producirá 300 unidades a razón de más de 2,30 millones de dólares por cada uno.

Comentarios

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace